viernes, 27 de diciembre de 2013

Las ventanas de Navidad en Suiza

Nuestra última entrada en el blog es muy original. Katharina, desde Suiza, nos cuenta la tradición de las "Ventanas de Navidad". ¡¡Esperamos que os guste!!:



"Lo que se ve aquí son „Ventanas de Adviento o Ventanas de Navidad”. Es una costumbre de Suiza que nació en los años ochenta donde se discutía mucho la pérdida del sentido del Adviento como tiempo de reflexión y de Navidad como fiesta de encuentro.
Así algunas Parroquias comenzaron con las “Ventanas de Adviento”, como nosotros conocemos por los niños los calendarios de Adviento, con una pequeña sorpresa cada día del primero al veinticinco de Diciembre.
Las “Ventanas de Adviento” recuerdan la búsqueda del albergue de María y José y con las ventanas decoradas e iluminadas señalan la bienvenida a los que pasan y quieren entrar.



Generalmente, entre las seis y las ocho de la tarde, se ofrece una bebida caliente y algunos bizcochos tradicionales y muchas veces algo especial para los niños. 


La costumbre tiene un éxito tremendo tanto en los barrios de las ciudades como en los pueblos. Mucha gente se pasea cada día buscando la nueva ventana y descubriendo quien la hizo – muchas veces gente que tú conoces de vista pero con quienes jamás antes habías hablado."




martes, 17 de diciembre de 2013

Una Navidad en los Países Bajos

Nuestro compañero Dennis es originario de Limburg Sur y nos cuenta como viven la Navidad en su país con un toque de humor:

" Para la mayoría de la gente de Países Bajos, Navidad no es una fiesta muy destacable porque hay otra llamada "Sinterklass", de donde la Navidad deriva, que la consideramos más importante. De todas formas, Navidad es una fiesta con rituales especiales en mi región: Limburg Sur. Tenemos una forma de esperar la Navidad muy especial: "the advent thingy", que consiste en encender una vela cada domingo, comenzando 4 semanas antes de Navidad.



Aparte de la Nochebuena, hay dos días de Navidad que están dominados por la familia, comida, regalos, y lo mejor: "gezelligheid", una palabra intraducible que está en el corazón de nuestra cultura. Significa, más o menos, sociabilidad, buenos tiempos con tu familia y amigos, aunque es una palabra que también podemos utilizar para la casa, que también puede ser: "gezellig".

Los días de Navidad son muy similares a los días en las películas de Hollywood:
En Nochebuena, mi familia y yo comemos tres platos: sopa, un plato principal y un postre especial. Entre los dulces que tenemos, se encuentran las "stroopwafels", unas galletas típicas de Holanda.


No tenemos la misma comida todos los años. Un año comemos conejo, y el otro, pollo. Hay música de navidad y ponemos un árbol. Toda la familia se reúne en casa y allí comemos, bebemos y gastamos bromas. ¡¡Es muy divertido!!
Después de comer, nos damos los regalos, jugamos a algún juego y vemos una película.

Al día siguiente hay un desayuno especial con croissants frescos, ensalada de huevos y mucho más. A veces damos un paseo pero los juegos de mesa también son importantes. Para cenar, tenemos Raclette, pero al año siguiente podemos tener comida diferente: japonesa, española, italiana, americana, etc. De nuevo hay música de navidad, juegos, y tomamos un vino o ginebra. Y también intercambiamos regalos. ¡Qué "gezellig"!


El segundo día de Navidad es muy similar: comida, vino o ginebra, juegos y pelis. Pero hay pasteles y tarta a las dos de la tarde. Y esta vez, sin regalos. Lo más importante es el sentimiento "gezelligheid", juntos con la familia. No es de extrañar que pesemos más después de estos tres días :)

Y para mi, Navidad tiene un toque: es el único tiempo en el que mis hermanos y yo estamos juntos. ¡¡Por eso es tan especial!!!

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Costumbres navideñas en Rumanía

Esta semana nos trasladamos a Rumanía de la mano de Adriana Ene, quien amablemente ha accedido a contarnos cómo celebran la Navidad en su país:

"Las fiestas y costumbre populares, agrupadas en torno al solsticio de invierno (20 diciembre-7 enero ) , se llaman  fiestas  de invierno. El periodo se abre con la Navidad  atravesado en medio de la víspera de Año Nuevo y cierra con “Boboteaza” (Epifanía) y son el  principal ciclo fiestas de invierno - Navidad, Año Nuevo, Epifanía – que funcionaron a lo largo de los años como  la renovación del tiempo y el inicio del año. Los rumanos utilizaron, además del calendario oficial, reconocido por el Estado y la Iglesia, un calendario no oficial - Calendario popular – creado y transmitido por folklore. A diferencia del calendario oficial de la iglesia y el calendario civil, que es simplemente una tabla de días agrupados en semanas y meses, el calendario popular indica el tiempo de arar y sembrar de cortejo y compromiso, etc. 


Desde la medianoche del 24 de diciembre  hasta el amanecer las calles de pueblos y ciudades están tomadas por pequeños grupos que cantan villancicos. Con una bolsa en el cuello y palo en la mano, los cantantes van de casa en casa y cantan por las ventanas iluminadas.


 Los grupos que cantan villancicos se organizan por los barrios y van de casa en casa para repartir su saludo auspicioso. Su arsenal consiste en campanas, bastones, látigos cuyo ruido es para desterrar las fuerzas del mal. En el mismo marco tenemos los juegos de máscaras: cabra, con sus variantes - e incluso camellos, osos, caballos, y el grupo de enmascarados, que se supone que deben estigmatizar a todas las carencias de la comunidad. También están representados  perfiles profesionales: tabernero, calderero, agricultor etc. En los trajes nunca faltan las curdas repletas de campanas que tiene el propósito de proteger de las fuerzas del mal.

En la víspera de Navidad y la víspera de Año Nuevo, en todas las provincias rumanas los niños forman grupos y empiezan a cantar canciones como: " Flores de escarcha", " Lerui ler ", o " Valerim ", etc.
Bajo el nombre de “colindat” y villancicos deben entender la vieja costumbre que encontramos en las fiestas mencionadas cuando los niños, como los jóvenes de las aldeas , van de casa en casa , cantando canciones para desearles salud y la felicidad y recibir regalos a cambio en efectivo o en especie : nueces, pan , manzanas , dulces , etc .


Los Villancicos son de dos tipos: religiosos y seculares. Los religiosos tienen un origen literario y se refieren a Jesús. Villancicos profanos (o seculares) tienen un carácter lírico, y a menudo los cantantes  adaptan la situación a las personas .
http://www.leonardo.snspa.ro/romania/traditii/T5.jpgLos Villancicos religiosos y los seculares  tienen un origen común, los religiosos formándose a raíz de los seculares.


La Navidad está marcada también por una comida rica en la cual no deben faltar panes variados dulces y salados, fruta, pescado, dulces y  por supuesto, la bebida. Todo lo que se pone en la mesa tiene una clara referencia a las ocupaciones tradicionales de la comunidad rumana. De la mesa no pueden faltar las nueces y huevos, que tienen un simbolismo más complejo con referencia a la durabilidad en el tiempo, a la semilla que nunca se pierde."



jueves, 5 de diciembre de 2013

La Navidad en Francia

Clemence nos cuenta hoy como viven la Navidad en su país, Francia:

"Tenemos un calendario de adviento. Todos los días, hasta el 24 de Diciembre comemos un chocolate. En principio los calendarios son para los niños, pero ¡yo también tengo el mío! Es una buena manera de esperar la llegada de la Navidad, aunque los niños también escriben una carta para Papá Noel.


En mi familia, el primer fin de semana de Diciembre, ponemos la decoración de Navidad en la casa: decoramos el árbol, que puede ser natural o artificial, las ventanas de la casa... En general, en todas las casas hay un árbol de Navidad.

Las ciudades también están decoradas en Francia. Me gusta mucho el espíritu de la Navidad. Por ejemplo, en París, los escaparates de "Galeries Lafayette" son muy chulos. Y en mi pequeña ciudad, me gusta el ambiente porque hay música, iluminación y Papá Noel con su trineo y sus renos.


Durante este período del año hay mercados de Navidad. Aquí podemos comprar los productos de la región, juguetes de madera y un montón de cosas artesanales.

En Francia, tenemos dos cenas importantes: El 24 por la noche y el 25 de Diciembre. El 24 es la velada de Navidad. Normalmente estamos con la familia. Pienso que es un día para disfrutar de un momento familiar. Los niños esperamos a Papá Noel y ya nos comemos el último chocolate del calendario de adviento. Y el 25 es el día de Navidad, cuando ya abrimos los regalos.

En la cena de Navidad, con mi familia, en general hay dos entrantes, un sorbete (en Normandía se llama "Le trou Normand"), un primer plato, ensalada y queso y el postre. Tenemos un postre típico de Navidad que se llama "La Bûche de Nöel", que se come solo en Navidad. ¡Está muy rico!. Con el postre bebemos champán. Y por fin el café y las clementinas o mandarinas. ¡Después de tanta comida, ya no tenemos hambre!"